Leer quema calorías

La mayoría de las personas asocian a la lectura con actividades sedentarias. Aunque casi nunca se imaginan a las personas obesas como lectores empedernidos. En muchos casos la lectura de cualquier texto conlleva reflexión y la realización de actividad mental. Los curioso es que cuando se usa el cerebro también se utiliza energía, y esa es la razón por lo leer quema calorías.

Cuando iniciamos la lectura de un libro, no se está pensando en la mejoría física del cuerpo. Sin embargo, no solo alimentamos el espíritu, sino que le damos una mano al organismo para desechar unas cuantas calorías de más. Eso sí, no se puede comparar con una sesión de spinning o una hora de gimnasio.

 

Realmente, ¡leer quema calorías!

Una buena parte de la energía que se consume durante la lectura se debe al movimiento de los ojos. Si bien es cierto que el gasto es poco, ¡algo es algo! Por eso es preferible leer sentado a acostado, porque la utilización de calorías es un poco mayor. Sin duda es preferible leer de pie, pero no es tan cómodo ni recomendable para la columna vertebral.

Leer quema calorías, por eso aparece en muchos de los listados de “bajar de peso sin notarlo”. Sin embargo, es conocido que luego de largas sesiones de estudio aparece el “cansancio mental”, y con él también se siente cierto agotamiento físico. Esto se debe al amplio consumo de energía del cerebro mientras funciona a plena capacidad. Así que leer un libro sobre matemáticas o física consumirá mayores energías que leer uno de historia.

Una investigación reciente descubrió que la lectura de El Quijote es equivalente a una carrera de 4 horas; mientras que En busca del tiempo perdido  de Marcel Proust hace por 13 horas. Entonces, para mantener tu cuerpo en forma además de gimnasio pasa por la biblioteca, porque leer quema calorías.